La seguridad y libertad en una perfecta armonía

Aparte del problema de las llaves que a menudo se pierden y las cerradura son caras de sustituir, la principal desventaja de las llaves desde el punto de vista de la seguridad es que las personas que tienen las llaves de una instalación tienen acceso ilimitado y sus idas y venidas no pueden ser rastreadas. Un sistema de control de acceso, por el contrario, proporciona  al propietario del edificio/operador  la capacidad de restringir el acceso a sus instalaciones a determinadas horas del día o de la semana y a ciertas areas del edificio.

 

Ya no hay ninguna necesidad de que se distribuyan  las llaves al personal de  todo. Los empleados, contratistas, y así sucesivamente, solamente tienen que conseguir una tarjeta de acceso y/o un código que les concede acceso a las puertas en el momento adecuado del día y hace que el movimiento se traceable - quien fue donde, cuando.